MONO CAPUCHINO

MONO CAPUCHINO CARIBLANCO

Cebus albifrons (Humboldt, 1812)

Identificación. Medidas: CC = 358-460; LC = 400-475; LP = 1l0-136; LO = 30-45.
Peso = 1.0-3.5 Kg. Las hembras son menores que los machos.

Coloración dorsal variando de un pardo claro a un pardo sepia a pardo mate; flancos y extremidades ligeramente más oscuros que el dorso, pardos medios a pardos castaño. Pelaje medianamente largo y suelto. Cabeza pardo clara a oscura y con una línea medial estrecha y negruzca; rostro aplastado y desnudo, bordeado de pelos blancos o crema que se extienden hacia el cuello y el pecho; ojos grandes y pardos. Orejas mediadas, desnudas y pardas oscuras. Manos y patas pardas claras. Cola larga, prensil y muy peluda, de coloración similar al dorso; cuando se desplazan horizontalmente la cola es enrollada ventralmente. Vientre pardo claro.

Variación. Los juveniles son más claros que los adultos. Esta especie tiene una variación considerable en los tonos de coloración corporal, variando dentro una misma área geográfica

Especies similares. El mono capuchino común (Cebus olivaceus) es similar, pero pardo oscuro y con la línea oscura facial ancha y de forma triangular. El mono capuchino pardo (Cebus apella) es similar, pero tiene las extremidades y la cola mas oscuras que el dorso, presenta un par de mechones oscuros en la cabeza y una franja oscura delante de las orejas. Los monos viudo y barbudo (Pithecia y Chiropotes) son similares, pero muy peludos y las colas no son prensiles. El mono chucuto (Cacajao melanocephalus) es mas pequeño, negruzco y con la cola muy corta. El mono araguato (Alouatta seniculus) es mas grande, rojizo y con la cola mas larga. Los monos arañas (Ateles spp.) son mas grandes y tienen las extremidades y las colas muy alargadas.

Historia natural. Diurnos. Arbóreos. Gregarios (multiparejas). Frugívoros e insectívoros. Se reproducen durante la estación seca y las hembras paren una cría que llevan en la espalda durante largo tiempo. Forman tropas discretas de 6 a 30 individuos, comandadas por uno o dos machos dominantes. Viven en la vegetación boscosa densa y alta, multiestratificada, con abundancia de bromelias y epifitas, en todos los estratos del bosque, a lo largo de arroyos y ríos, en zonas bajas y húmedas. Habitan en el bosque ribereño, bosque siempreverde y bosque submontano; ocasionalmente penetran en los bosques intervenidos. Se alimentan de frutos maduros, semillas, hojas jóvenes, insectos, arañas y otros animales pequeños.
Los monos capuchinos cariblancos son menos abundantes, más delicados y ágiles, así como más temerosos y menos ruidosos, que los monos capuchinos comunes y pardos. En ocasiones descienden al suelo en busca de insectos y artrópodos en la hojarasca, y son muy hábiles con las manos, las que utilizan con gran destreza para romper los frutos duros y extraer las nueces de algunas palmas. A diferencia de las otras especies de monos capuchinos, esta es mas silente cuando se desplaza en el bosque y su vocalización es menos fuerte, pero igualmente producen silbidos agudos y quejidos cortos y bajos.

Distribución geográfica. Dos subespecies presentes en Venezuela: Cebus albifrons albifrons, al Sur del Orinoco (Amazonas), entre 120 y 140 m de altura; Cebus albifrons leucocephalus, en el Lago de Maracaibo, Los Andes (sector sur) y Los Llanos (extremo oeste), entre 25 y 850 m de altura (ver Observaciones).

 

Condición natural. Escasa y parcialmente Vulnerable. Especie restringida a hábitats boscosos de zonas bajas, presente en cuatro bioregiones del país. Su tamaño poblacional es de bajo a medio dependiendo del hábitat, siendo su condición Vulnerable en el Lago de Maracaibo y Los Andes, debido a la acelerada destrucción y fragmentaci6n de los bosques donde vive; al Sur del Orinoco su condición parece mantenerse estable. A nivel internacional esta especie esta incluida en el Apéndice II de CITES.
Nombres locales. Mono blanco, mono cariblanco, mono maicero, barashí (Barí).

Observaciones. Esta especie ha sido referida previamente en el país como Cebus apella leucocephalus (ejemplares del Lago de Maracaibo). Las pequeñas diferencias en tonos de coloración que muestran varias poblaciones contiguas de esta especie dentro de una misma región, unidas a la escasa cantidad de ejemplares disponibles para estudio, explican la asignación equivocada y geográficamente solapada de las subespecies. Por ejemplo, Cebus albifrons adustus compartiría el área geográfica de C. a. leucocephalus en el Lago de Maracaibo y C. a. unicolor haría lo mismo en el área geográfica de C. a. albifrons al Sur del Orinoco. En consecuencia, ninguna de estas subespecies tiene validez.